joven-explica-las-consecuencias-del-abuso-policial-que-logro-grabar-con-movil-1592211021193

«Eres un mono, negro de mierda»: graban los insultos racistas de un mosso

Un juzgado investiga a seis agentes por este episodio y Buch los cambia de destino

Fuente: El Periódico

SOS Racismo ha hecho público este lunes un audio en el que se escucha a un agente de los Mossos d’Esquadra que profiere insultos racistas contra una persona, a quien tacha de «mono» y de «negro de mierda».

El ataque fue sufrido por Wubi, un joven de 20 años que se encontraba entonces «en una pequeña localidad del Bages», en la provincia de Barcelona. El propio Wubi grabó el audio de la escena, en la que también recibió escupitajos y patadas.

«La próxima vez que veas a la policía corre, pero intenta irte más lejos de África», le amenaza. «Por favor, dejadme en paz, que soy un humano como vosotros», reclama entonces Wubi, ante lo que el mosso le espeta: «No eres humano, tú eres un mono. Negro de mierda». El agente llega a admitir incluso que es racista, «mucho».

Cambio de destino
El juzgado de instrucción 5 de Manresa (Barcelona) abrió en febrero del 2019 una investigación contra seis agentes de la policía catalana, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Los agentes fueron citados como investigados en octubre del pasado año y se acogieron a su derecho a no declarar en este procedimiento, que sigue abierto pendiente de practicar más diligencias.

El ‘conseller’ de Interior, Miquel Buch, y el director de los Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, han acordado cambiar de forma inmediata de destino a los seis agentes investigados. Buch y Ferrer -que han pedido comparecer en el Parlament a petición propia- han decidido esta medida cautelar, a la espera de la resolución judicial del procedimiento abierto en el juzgado de Manresa. Más tarde, el cuerpo policial ha emitido un breve comunicado: «Los Mossos d’Esquadra rechazan cualquier actuación discriminatoria y reiteran su compromiso por una sociedad libre de racismo y xenofobia».

A raíz de este caso, la CUP ha solicitado la comparecencia de Buch en la comisión de Interior del Parlament y ha registrado varias preguntas en relación a otras actualicones de los Mossos.

 

Reunión con el comisario

Tras ese episodio, sucedido en el marco de una intervención policial durante un desahucio el 10 de enero del 2019, Wubi fue puesto a disposición judicial en calidad de denunciado por un delito contra la salud pública, un procedimiento finalmente archivado.Wubi contactó con la abogada y técnica del Servicio de Atención y Denuncia de SOS Racismo Marilda Sueiras y el caso se encuentra ahora en fase de instrucción judicial, aunque los agentes implicados siguen haciendo «vida normal» mientras.

La familia de Wubi y Sueiras llegaron a mantener una reunión con el comisario Josep Codina en la que, según la versión de SOS Racismo, éste afirmó que «no se podía emprender ninguna actuación contra los agentes mientras el procedimiento penal siguiera en curso».

Paralelamente, la madre del joven interpuso una queja por esta intervención policial ante los propios Mossos, por lo que la División de Asuntos Internos (DAI) abrió una información reservada para intentar aclarar lo ocurrido, si bien está a la expectativa de la evolución de la investigación judicial.

La entidad ha recogido desde 1999 un total de 571 casos de racismo policial, pero que solo en cuatro ocasiones estos han conllevado condenas penales, «y en ningún caso se ha reconocido el racismo».

 

¡Compártelo!